Programa educativo "Todo proviene de la sinrazón" | Mediación en Museos
Programa educativo de la exposición Todo proviene de la sinrazón de Carmen Calvo

Todo proviene de la sinrazón. Este era el título que  encabezaba la exposición de Carmen Calvo y que  resultó ser la excusa ideal para empezar desde una acción sin aparente sentido: antes de entrar a la exposición situábamos sobre el suelo tres marcas blancas alrededor de las cuales se tenían que colocar los participantes según, ¿la intuición?. Bajo esas señales se encontraban cada una de las propuestas para dialogar con la obra de la artista: memoria, emoción y presencia/ausencia. A partir de ahí, cada taller, cada visita, cada grupo se convertía en una experiencia diferente. Ni siquiera las piezas ante las que nos deteníamos eran siempre las mismas, aunque algunas resultaron ser inevitables, como “Una conversación”. El grupo mandaba en función de la emoción y la forma de entender cada concepto propuesto.

Otra obra sobre la que solíamos terminar fue La estantería. Situados frente a ella realizábamos moldes de los objetos (metáfora de la memoria) que previamente habíamos pedido a los participantes que trajeran a la sala, con los que buscábamos paralelismos y diálogos con la obra de Carmen Calvo. Objetos que nos acompañaban en el recorrido de la exposición y que finalmente nos hablaban de lo vivido en ella.

Por alguna razón, al terminar, ya fueran los talleres, las visitas de adultos, los diferentes colectivos, se producía una quietud, como si todos quisieran permanecer en ese diálogo, en esas reflexiones, como si sólo fuera posible continuar.

Fechas

Desde el 01/12/16 al 29/01/17

Fotos

Escribe lo que buscas y pulsa Enter