Ni Arte ni Educación

La propuesta

Desde sus inicios, el Grupo de Educación de Matadero Madrid surge con el objetivo de crear un espacio para reflexionar sobre la importancia de lo educativo dentro de los movimientos de transformación social y repensar el papel de la educación en las instituciones culturales. En su andadura, el grupo ha consolidado una líneas de trabajo; temáticas que, aunque con entidad propia, forman un rizoma:

  1. Activismo y pedagogía, que vincula el pensamiento y la reflexión sobre la educación con el deseo de impulsar una acción transformadora de lo social.
  1. Intersecciones de la otredad, donde se visibilizan los pliegues de la diversidad y se abordan las diferentes identidades como algo complejo que crece y muta en el intercambio entre colectividades.
  1. Ciudadanía crítica, enfocada al empoderamiento de las comunidades, su participación en lo público, y la apertura de estas a nuevas posibilidades.

En 2015, se impone la necesidad y el compromiso de presentar públicamente la andadura del grupo y sus resultados a la comunidad. En esta ocasión, se quiere pensar desde el formato expositivo explorando espacios y fórmulas que posibiliten la participación. La exposición abriría una fase nueva en la que, justo al contrario de lo que nos tiene acostumbrada la educación en instituciones culturales, se pasaría de la reflexión a la acción introduciendo al público como agente de producción cultural y de conocimiento.

Trasladar este posicionamiento al formato expositivo, no podía quedarse en la selección de los contenidos de la muestra, sino que afectaba de modo troncal a la concepción misma del proyecto. Así, nos llevó a replantearnos los conceptos de producción artística, programa de educación y mediación y la más o menos sutil frontera que siempre parece separarlos; como respuesta pasamos a hablar de producción de conocimiento -producción “sin etiquetas”- a lo largo del proceso. No se trataba de una simple actitud retórica, sino que iba a tener consecuencias concretas en el planteamiento, secuencia y ritmos habituales de una exposición.

Como primer eslabón en la transformación del formato, ni arte ni educación (ni/ni) no estaba formada por piezas artísticas fijas y acabadas sino por dispositivos pedagógicos susceptibles de la transformación derivada de la participación del público.

Se proponía también una programación intensa cualitativamente pero alejada de una oferta 24/7 que derivara en procesos bulímicos. A la par, se quería dejar espacio y hacer copartícipe de la activación de la exposición al público. Queríamos que este pudiera ir más allá de participar de las propuestas ya definidas y que pudiera plantear iniciativas propias, nacidas de sus intereses. Así, se abrió una “convocatoria de cesión ciudadana” para que la comunidad (escuelas, asociaciones vecinales, colectivos…) propusiera sus propios proyectos.

Fechas

De noviembre de 2015 a enero de 2016

Comisariado

GED (Grupo de Educación de Matadero Madrid)

Coordinación

Pedagogías Invisibles

Programa educativo

GED (Grupo de Educación de Matadero Madrid)

Más info

Escribe lo que buscas y pulsa Enter