Encuentro de Mediadoras

Pedagogías Invisibles

Hace un mes, el pasado 24 de junio, tuvimos la suerte de organizar junto con las compañeras de Asociación Valenciana de Educadores de Museos (AVALEM) y la Asociación de Mediadoras Culturales de Madrid (AMECUM) el I Encuentro Profesional sobre Mediación Cultural por un Código de Buenas Prácticas en las Instituciones Culturales.

Este encuentro es una de las consecuencia de Ni arte ni educación, la exposición y programa de actividades organizado por el Grupo de investigación de Educación Disruptiva de Matadero Madrid (GED),y coordinado por el colectivo Pedagogías Invisibles, donde gracias a la Cesión Ciudadana ambas asociaciones realizaron el encuentro ¿Mediación?

Unos encuentros que nacen gracias al impulso y la unión de las trabajadoras de este ámbito en el sector cultural, y desde la necesidad de crear un espacio de reivindicación y reflexión sobre nuestra profesión.

Gracias al trabajo realizado en ambos encuentros, en el primero como punto de partida y toma de pulso respecto a problemáticas y principios, y en el segundo como anclaje, debate y profundización sobre estas problemáticas y principios se han podido elaborar de buenas prácticas abierto al debate y modificación por parte de otras compañeras.

Pasamos a presentar  este Código de Buenas Prácticas:

  • Es necesario visibilizar el trabajo de la mediación cultural. La mediación cultural es una herramienta de transformación social y democratización de la cultura de cara a la sociedad y la propia institución cultural.
  • La institución deberá valorar el trabajo del profesional de la mediación cultural en términos cualitativos y no cuantitativos en función de objetivos, y el profesional realizará informes y evaluaciones para facilitar dicha valoración.
  • Los equipos que conforman los departamentos educativos de las instituciones deben estar compuestos por personal estable, cuyo número debe ser adecuado para alcanzar los objetivos del proyecto educativo.
  • Las prácticas y el voluntariado cultural en ningún caso deben sustituir puestos de trabajo.
  • El presupuesto adecuado para desarrollar un programa educativo de calidad es del 20% del presupuesto general.
  • Desde la institución es esencial unificar los objetivos que los distintos los agentes del museo esperan conseguir del trabajo del educador.
  • El mediador debe tener presencia y capacidad de decisión en el proceso de desarrollo de un proyecto expositivo o museográfico en condiciones de horizontalidad.
  • En las licitaciones públicas (contratos menores o mayores) siempre ha de primar la valoración del proyecto técnico sobre el presupuesto. Las empresas especializadas deben ser valoradas con mayor puntuación. El perfil profesional corresponde a un grupo B de la administración con formación específica.
  • Para el modelo de gestión externalizado es imprescindible la elaboración de un convenio colectivo propio en el contexto de la gestión cultural, instituciones culturales, educación artística y difusión patrimonial.
  • El profesional de la mediación debe estar permanente formación no solo teórica sino práctica, a través del encuentro con otros profesionales de la mediación cultural.
  • Las instituciones deben facilitar la formación transdisciplinar de sus profesionales de la mediación cultural, apoyándola mediante recursos económicos y de cualquier tipo. Su formación repercute directamente en el buen funcionamiento de la institución.

 

 

Escribe lo que buscas y pulsa Enter